domingo, 23 de noviembre de 2014

076 CROATOAN

"Croatoan" por Nereo Welch



Los rayos del sol entran débiles a través del ventanal velado por unas cortinas blancas. Me deslumbran el rostro despertándome. Mis ojos tambalean entre la penumbra de mis párpados hasta que por fin los abro. Miro el reloj que está junto a una foto de mi único hijo sobre la cómoda. Acaba de amanecer hace unos pocos minutos. Con mi mano, rozo el lado izquierdo de mi cama. Está vacío, y extrañamente helado. Volteo sólo para ver que la joven con quien he pasado la noche se ha largado. -"¡Típico! ¡Mujeres!" -gruño.

Me levanto torpemente. Trato de sintonizar la radio a baterías pero sólo se escucha estática. Extrañado, cojo el celular por si hay algún mensaje, pero está muerto.

Una sensación perturbadora me obstruye mi mente, y hace que camine hasta el balcón donde miro Lebu desde lo alto de mi habitación.

Al parecer yo soy el único.

La ciudad entera está vacía  



075 UN DÍA CUALQUIERA

"Un día cualquiera" por Quillen



El espejo del Hotel Plaza Lebu, le mostró un hombre desconocido. Un hombre prematuramente canoso, barba descuidada, sonrisa malévola. La imagen comenzó a recorrer el mundo íntimo de su ser.

Miró en lo profundo del espejo buscando al individuo que vivía en la lenta velocidad de otro tiempo... Comprendió que ya no estaba allí.

-¿Por qué esconderme? Este es mi presente, amasado con ayeares de oscuros sentimientos, cruces y tormentos, secretos y errores. ¿Un resbalón el tiempo mecánico? -se dijo... Y silenciosamente la máscara se triza.

074 UNA VISIÓN DE MUERTE

"Una visión de muerte" por Rustam




Era una noche helada y aterradora. Estaba perdido y sumergido en los suburbios que estaban cerca de una ciudad llamada Lebu. Sentía hambre y frío, no había nadie por esos sombríos alrededores, estaba asustado, mi rumbo era desconocido, en realidad no sabía qué hacer.

Sólo quería que todo esto terminara y que la mañana pronto llegara. Caminaba en dirección a una claridad tenue que se divisaba remotamente, no sabía si continuar o aguardar allí hasta la salida del sol.

Decidí avanzar, pero mi destino estaba previsto y caí en medio de una ciénaga, donde nadie podía socorrerme. Sentí temor, pero alcé mi rostro hacia el cielo, cerré los ojos y dejé que mi frágil cuerpo se perdiera en esa colosal oscuridad.

073 ¿DÓNDE MUEREN LOS PÁJAROS?

"¿Dónde mueren los pájaros?" por Mario Kupit



Paseando por la ciudad de Lebu, ciudad de viento... Hace pensar en que el él que se lleva los pájaros del lugar cayendo al río y siendo devorados por los peces. El viento de la ciudad de Chile representa el sentir y palpar del visitante a la urbe. Paseando por esta villa hermosa el viento pone de relieve la emoción de sucumbir entre el viento, el río, el mar y los cerros. Seres mágicos que logran hacer todo lo que otros ni lo sueñan. Volar, hablar, cantar, caminar, saltar, nadar, ir al mar, río, nieve, montaña, campo y a la ciudad. Libres como las nubes, el aire, viento y el amor. Los pájaros vuelan por ello no vemos dónde mueren, es uno de los milagros de Dios... ¡Los pájaros no mueren!

072 INCONSECUENTE

"Inconsecuente" por Saulo



Era un novio más que enamorado... sus ojos expresaban pasión, según se desprendía de su comportamiento para con Irene: aún adolescente, atractiva y sensual. Sí, aunque ella no era antojadiza, a Carlos siempre se le notaba obsequioso y servicial... Nadie osó insinuarle que se casara. Él, y no ella, se preocupó de convertir el noviazgo en matrimonio...

Así las cosas, siempre azuzada por Carlos, ella llegó con complacencia al Registro Civil de Lebu. Al día siguiente, Irene, orlada de blanco y confiada en la puntualidad de él, llegó a pasos de la iglesia, mas no bajó del automóvil que la condujo... Claro, luego se supo que un amigo de Carlos que la detuvo antes de llegar, dialogó así con ella:

-Carlos no se casará por la Iglesia...

-¿Estás seguro? -preguntó ella, como sofocada.

-Sí, seguro: no asistirá -aseveró su interlocutor.

Irene, sin perder la compostura, sentenció:

-A los tribunales... sí...






071 CONSULTA

"Consulta" por Saulo



Cuando Mario cumplió los veintiún años conoció a Mariana, de dieciocho, y se puso de novio con ella. Ergo, olvidó, incluso, su deporte predilecto. Claro... necesitaba verla a cada momento. Enseguida, comenzó a planear el casamiento. Ella, no lo contradijo; sí lo consideró inmaturo.

Pronto, él se volvió celoso... Verbigracia: Cuando ella salía con sus amigas...

Así, los celos comenzaron a complicar la armonía de la pareja. Entonces, Mario concurrió a un psicoanalista de la ciudad de Lebu... y le contó de sus cuitas de amor.

-¿Ella es intransigente? -preguntó el psicoanalista.

-No... -contestó Mario con cortedad.

-¿Sus progenitores son acaudalados? -preguntó el psicoanalista.

-No...  en absoluto -contestó Mario.

-Sus líneas, su rostro, sus ojos, sus dotes corporales ¿Cómo son?

-Inolvidables... -contestó Mario con prontitud.

-Mm..., a simple vista, lo suyo: ni es amor ni es interés. Mm... ¿Cómo le explico...? ¿Usted conoce cómo opera un termostato? 

070 DECISIÓN

"Decisión" por Quillen



Un día veraniego en Lebu. Con los últimos rayos de sol, Ermeregildo Ramos elige sentarse en el comedor. Matas amarillas contoneándose. Sendero de ovejas. Montañas. Río de nieves derretidas. Lo sobresaltan ladridos y cencerros. Yergue la espalda sudorosa. La mano rastrea por el banco. Tabaco. Yesquero. Al final, puño enmohecido...